Si dejas pasar meses antes de pedir cita para tu revisión con el dentista, la noche previa a la visita te cuesta conciliar el sueño o no puedes controlar los nervios en la sala de espera, es posible que sufras odontofobia. Pero tranquilo porque hoy en día este problema se puede resolver con la técnica de la sedación consciente.

La odontofobia es lo que comúnmente llamamos miedo al dentista. Es sufrido por el 15% de la población y no es solo cosa de niños, incluso es más habitual en adultos y puede llegar a ser perjudicial para la salud, pues al pasar mucho tiempo entre revisiones dentales y, por tanto, no tener un diagnóstico reciente ni un tratamiento dental adecuado, el estado de la salud oral de estas personas va sufriendo un deterioro que puede desencadenar múltiples patologías.

El origen de la fobia dental suele deberse a un patrón multifactorial que responde a varias motivaciones:

  • El miedo al dolor que el paciente cree que va a sufrir.
  • El pánico a las agujas.
  • El recuerdo de malas experiencias pasadas.
  • Incertidumbre ante el tratamiento.

Los doctores y el personal de nuestra clínica son muy conscientes del miedo que sienten algunos de sus pacientes cuando van a nuestra consulta y se forman para enfrentarlo. Un trato amable y delicado, un ambiente agradable y una explicación detallada del tratamiento ayudan a quien lo sufre a vencer este miedo.

Asimismo, los avances tecnológicos han hecho que los tratamientos sean mínimamente invasivos y prácticamente indoloros. En nuestras instalaciones contamos con dos técnicas que ayudan a que nuestros pacientes puedan afrontar ciertos tratamientos con más facilidad, en este caso hablamos de la sedación consciente intravenosa y la sedación consciente inhalatoria (óxido nitroso).

En la sedación consciente inhalatoria el paciente respira a través de una mascarilla una mezcla de gases a base de óxido nitroso que, al inhalarlos, de forma totalmente segura y administrada por un dentista que ha recibido una formación oficial y homologada, el paciente experimenta un estado de gran relajación y bienestar, que le permite controlar sus sentimientos de miedo y ansiedad. En pocos minutos el paciente recupera su estado normal.

La sedación consciente intravenosa utiliza fármacos sedantes por vía intravenosa para controlar la ansiedad. Se utiliza sobre todo en tratamientos más largos y complejos como cirugías orales. Este proceso está dirigido por un anestesista que se encarga de regular la dosis en función de sus necesidades, así como controlar el pulso cardíaco del paciente en todo momento.

Así que ya sabes, si sufres odontofobia relájate porque en Clínica Dental Rafael Peñuelas hacemos de tu visita al dentista una experiencia agradable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *