Periodoncia



Pese a la creencia popular, no es normal que las encías sangren La encía debe estar bien pegada a los dientes para aislar el hueso de debajo del exterior. Si sangra, significa que existe comunicación del exterior al interior. Una contaminación que con el paso del tiempo va destruyendo el hueso de soporte dental y que provocará la pérdida de los dientes.

La periodoncia se ocupa de los tejidos que rodean al diente: encía y hueso de soporte y las enfermedades que trata son la gingivitis y la periodontitis (más conocida como piorrea). Ambas son muy frecuentes y coinciden en el origen infeccioso bacteriano de la enfermedad. Las bacterias se acumulan debajo de la encía dando lugar a las bolsas periodontales, en donde no es posible acceder con técnicas de higiene normales.

La enfermedad periodontal es una de las principales causas de pérdida dentaria en los adultos y llega a afectar a tres de cada cuatro personas en algún momento de su vida. La detección precoz, un tratamiento adecuado, una higiene correcta y las revisiones periódicas son vitales para evitar que la periodontitis avance, mueva los dientes y provoque su pérdida progresiva.



Nuestra filosofía

En el tratamiento, utilizamos tecnologías que nos permiten controlar la infección con seguridad. Se evita así la perdida del hueso que sujeta al diente, incluso regenerándolo. Los procedimientos de microcirugía con magnificación permiten realizar técnicas mucho menos invasivas.